ARMONÍA Y SALUD

CAUSA DE LA ENFERMEDAD


La causa de la salud y el bienestar es la armonía, y la causa de las enfermedades es la inarmonía. Un elemento que ha podido captar, escribir y analizar lo que es la armonía y la inarmonía es la música, que encierra un misterio muy grande.


Lo primero que hay que hay que aprender de la sanación o curación, radicalmente importante, es que toda enfermedad es una inarmonía. Cuando el cuerpo tiene su acorde perfecto, bien afinado, no tiene porqué enfermarse; pero basta que una de sus notas esté dasafinada para que ocurra una repercusión de inarmónicos, que van a descomponer toda la armonía del cuerpo y a producir enfermedades.


Los armónicos son notas que repercuten sin haber sido tocadas, y van hasta el infinito en escala ascendente; puede haber sonidos que nunca se han producido, pero que suenan por consonancia; por lo tanto, un sonido desafinado va a despertar desafinaciones hasta el propio Cosmos. La Armonía, que es sinónimo de salud, se produce al:

  • Tener Buena Voluntad para con todas las cosas.

  • Vibrar en unidad con la familia, el grupo espiritual y toda la gente, lo que es amor.

  • Vestirse y tener la casa bella, combinada, muy limpia y aromática.

  • Comer armónicamente.

  • Vivir en devoción, adoración, misticismo.

  • Perdonar todos los agravios.


La primera causa de desarmonía en nosotros la representa la falta de amor, unidad y afecto, que es odio. Cuando hablamos de odio, muchas veces no es como el odio enraizado y totalmente malévolo que se representa en las telenovelas. Lo primero que dirán es: “yo no odio así”. Hay odio en el rechazo a cualquier persona, y eso es desarmonía. Una pizca de odio o de agresividad basta para que se desarmonice todo, por lo tanto, el primer proceso de armonización y de curación es perdonar.


Cuando alguien se enferme, que empiece a perdonar todo; que perdone a aquella persona con la cual no se lleva bien, aunque no lo sienta; que perdone a la suegra, al esposo, a los hijos, a la cuñada, a los compañeros de trabajo y a toda situación o cosa que le desagrade.


Para vivir armónicamente la casa tiene que estar armónica; primero que nada, limpia, sin suciedad ni cucarachas, sin cuadros torcidos o cortinas con mugre, sin malos olores y paredes despintadas, porque eso es inarmonía. Luego, armonízate tú; comienza por revisar toda la ropa que esté sucia, rota, desteñida o fea, y regálala, que eso también es inarmonía. No importa que andes sencillo, pero limpio y perfumado. Es muy importante no oler mal; el cuerpo humano huele mal por todos lados; por ejemplo, a la persona, cuando se levanta por la mañana, lo primero que le hiede es la boca, por lo tanto hay que cepillarse los dientes y usar desodorante. Hay personas que son muy descuidadas, pero, en un proceso de curación, es muy importante la limpieza y el estar armónico en cuanto a los olores.