CONTACTO DIVINO CON EL CRISTO SANADOR

Haz este tratamiento preferiblemente los jueves, o a diario, para mantener la salud de tu mundo y de algún familiar, ser querido, clínica u hospital. Cuando tengas una apariencia de enfermedad, hazlo tanto veces como sea necesario hasta que veas resuelto lo que te aquejaba. Encontrarás afirmaciones que más se adapten a la solución de tu situación. Apréndetelas de memoria y repítelas constantemente, hasta que se disuelva la inarmonía.

I


El “CRISTO SANADOR” es la expresión natural de mi Ser, porque “Yo Soy” una persona que solo está llena del “CRISTO SANADOR”, solo pienso en el “CRISTO SANADOR”, solo siento el “CRISTO SANADOR”. “Yo Soy la Presencia de Dios” que hace manifestar en mí el “CRISTO SANADOR”. Estoy rodeado del “CRISTO SANADOR”, irradio el “CRISTO SANADOR”, expando el “CRISTO SANADOR” y solo siento por los demás, y le hago sentir a los otros seres humanos, el “CRISTO SANADOR”. “Yo Soy” un foco del “CRISTO SANADOR” de Dios que arde, irradia e ilumina a todos aquellos que me rodean, tienen que ver conmigo, mi familia, trabajo, vecindario, grupo y todos los demás. “Yo Soy” un centro foco de la Llama del “CRISTO SANADOR” que ahora se expande en círculos, envolviendo e inundando todo a mi alrededor en este lugar donde estoy, más allá de este sitio y conglomerado humano, por todo este barrio y aún más lejos, por la totalidad de esta ciudad, y se expande por todo este país, eclosionando en todo el continente hasta llegar a cubrir el planeta Tierra y el universo, de manera incluyente, envolviendo al mundo. Vivencio el “CRISTO SANADOR” en todo lo que hago, oigo, siento, veo, saboreo y huelo.



Extracto del Libro “Curación Metafísica”, de Rubén Cedeño