FESTIVAL DE PASCUA

Tlaxcala, Mexico, 14/3/2014,

Cada luna llena de Pascua -que se celebra durante el mes de abril o en el primer plenilunio después de la entrada de la primavera en el hemisferio norte- está dedicada a recibir las Fuerzas de la Llama de la Resurrección y Restauración del Bien Universal, que emana las supremas bendiciones del “Espíritu de la Resurrección” y del Maestro Jesús, y unifica, con las fuerzas del Amor, a las personas de diferentes credos, tendencias políticas, orientaciones sexuales, clases sociales, razas y nacionalidades.


La luna llena de Pascua se produce en uno de los momentos más exaltantes de la naturaleza, durante la entrada de la primavera boreal. Es el momento en que el Sol le da su mayor efusión al planeta, derramamiento que es reforzado por la luz solar que la luna llena refleja. Esta fecha constituye el movimiento propicio para producir una transformación interior profunda, espiritual; durante este período, cualquier milagro es factible, toda invocación justa puede ser respondida, cualquier decreto positivo puede ser cumplido; este es el poderoso flujo espiritual que bendice la Cuaresma.


La luna llena de Pascua es el clímax, la esencia de la Cuaresma. De la influencia positiva de esta efusión espiritual se valió el pueblo judío para liberarse, cuando Moisés decidió rescatarlos de la esclavitud y opresión en Egipto.



Extraído del libro Principios Metafísicos de Rubén Cedeño