SABIO


Sabio es encarnar l Sabiduría, siendo por sí mismo el Saber, sabiendo la VERDAD sobre las cosas sin fantasear, estando claro en cada asunto en el que se expresa o se decide. Para ser sabio no es necesario conocer mucho, sino tener interiorizado lo aprendido, vivenciado y aplicado. Las personas sabias son buenas madres, excelentes y comprensivos padres, gobernantes inteligentes, economistas prósperos, artistas creativos, médicos sanadores, sacerdotes consejeros, deliciosos cocineros, maestros filósofos, estudiantes eterno, pensadores y bibliotecarios. La Sabiduría nos hace sensibles a lo más minucioso, imperceptibles y grandioso. El sabio junta a la gente y comparte al participar y conversar con la comunidad, y no ser diferente.

El sabio siempre está disconforme con lo que sabe y se considera ignorante, vive pendiente de saber lo que desconoce, con la mente dirigida hacia donde tiene que escalar y llevar a la humanidad; no se ofende cuando le dicen "ignorante", porque así se da cuenta de lo que no sabe y se ocupa de darse cuenta de lo que tiene que aprender.

Se ha venido a la Tierra a desenvolver la Sabiduría de cada asunto, a ser sabios y, si esto no se hace dulcemente y sin sufrimiento, por medio de la observación y estudio, se hará por medio del la observación y el estudio, se hará por medio del sufrimiento, situaciones difíciles, enfermedades, carencias, opresiones y tiranías. El primer paso para ser sabio es observar lo que se desea o se tiene que aprender.