MADRE KALI “INVOCACIÓN”

¡Magnánima Madre Kali! Firme y decididamente, Te invoco. Gracias al amor, devoción y fe que tengo en Ti, comparece en este momento, con el Inconmensurable Poder del Resplandeciente, Centelleante y Relampagueante Rayo Azul Electrónico de Tu Imponente Presencia. Ven con los atributos consumidores, protectores, disolventes y liberadores de Tu Ser. Destruye, consume y disuelve toda ausencia de bondad, falta de amor y contienda que sea lanzada contra mí y la gente, y que perturbe la armonía del mundo. Con el penetrante ojo de la verdad que brilla en Tu frente, incinera toda ausencia de Sabiduría en mí y toda ignorancia que cause daño en el mundo. Con la poderosa hoz de Tu mano, corta, radical y definitivamente, todo egoísmo y vanidad que obstaculice mi Ascensión y la de todo el género humano. Líbrame de la falta de belleza, ausencia de excelencia, carencia de buen gusto, discriminación, bajones y complejos. Consume cualquier falta de sinceridad encubridora en mí, los que me rodean y donde habite, para vivir solamente en la verdad. Que todo pensamiento, sentimiento y acción negativa contra mí, sea decapitada al instante como la cabeza que llevas en tu mano, y consumida por Tu contundente Presencia. Poderosa Madre Kali, danza y protege alrededor de mí y lo mío, formando un Círculo de Fuego Azul impenetrable a toda “energía mal calificada”, elemental destructivo, cascarón y fantasma astral, deseo egoísta y envidioso; destrúyelos con solo mirarlos. ¡No hay poder en el universo que pueda contra Kali!, ¡Madre! y ¡Diosa!, destructora del mal.


Del Libro SERVICIOS de Rubén Cedeño.