CONCEPTO INMACULADO


El “Concepto Inmaculado” es el “Patrón de Perfección” bondadoso, inteligente, puro, bello, armónico, sano, pacífico y ordenado que cada ser humano, situación, lugar o cosa tiene como “Designio Divino”, y que demanda la excelencia para todo. Puede ser manifestado y sostenido por medio de la mente, los sentimientos, los decretos y las acciones.


Tú tienes un “Concepto Inmaculado”, que es tu verdadero “Ser”, sin errores, problemas ni sufrimientos; en completa “Bienaventuranza Espiritual”; lleno de Buena Voluntad, Inteligencia, Armonía, Belleza, Salud, Paz y Orden; sin ignorancia, odio, inarmonía, enfermedad, carencia de ningún tipo, conflicto, duda o fealdad. Es el patrón puro y perfecto, inteligente, amoroso, bello, saludable, opulento y compasivo que Dios tiene en ti como “Designio Divino”.


Tu casa, tu familia, tu trabajo, tus cosas, toda situación, lugar o cosa tiene un “Concepto Inmaculado”, asunto que puede ser decretado, sostenido y manifestado a través de la mente, los sentimientos, los decretos y las acciones. Para que pueda manifestarse, tienes que creer y aceptar que esto es posible.


Tú puedes mentalizar, sentir y decretar que se manifieste el “Concepto Inmaculado” de tu persona, tu hogar, tu empresa, una situación, determinada cosa, el país donde vives o lo que desees.


El “Concepto Inmaculado” de una casa o lugar de trabajo no es tener la pintura de las paredes roída o desteñida, estar mal iluminado, con amontonamientos de objetos viejos, en desuso o inservibles; con los cuadro