La esencia de Dios es “Ser”, “Conciencia” y “Bienestar”. Dios es la “Totalidad de la Vida”; el “Gran Sol Espiritual Central”; la esencia de todo lo que “Existe”; Voluntad, Sabiduría y Amor en “Todo”; la “Energía”, tanto de lo llamado Divino como de lo material. No hay nada que no sea Dios.

 

Dios no es un concepto teológico, una creación mental de la religión, ni un ser antropomórfico que, desde una nube dirige caprichosa y arbitrariamente al mundo y a los humanos, viendo a quién premia o castiga. Dios no castiga a nadie.

 

El “Ser Supremo” puede recibir diversos nombres, según la religión o el idioma, como “Allãh”, “Jehová”, “God”, “Dieu” o “Brahman”, pero es el mismo Dios; lo que no es lo mismo es lo que la gente piensa de Él.

 

La “Totalidad de la Vida”, o Dios, es lo primero que se debe pensar, saber, amar, comprender, meditar, sentir, invocar y poner en práctica siempre. Este es el significado oculto de la primera frase de la Biblia, que dice: “En el Principio Dios…”. Todo “Estudio Interior” debe comenzar por Dios, porque realizarlo es su máxima finalidad.

 

Dios, como la “Totalidad de la Vida”, es lo primero metafísico que existe, ya que su esencia no se ve ni se toca, aunque hay pruebas de sus manifestaciones.

 

Dios es el “Concepto Inmaculado” de todas las cosas, el cumplimiento del “Plan Divino de Perfección”, el “Estado de Gracia” y Armonía, que es el Cielo, la Liberación. Los seres humanos hemos venido a la Tierra a disfrutar de todo esto. ¿Y por qué no se manifiesta? Por los pensamientos, sentimientos, decretos y acciones negativas; a causa de la mala voluntad, la ignorancia, el odio, la fealdad, la mentira, la enfermedad, la pobreza, la opresión y el rencor. Toda real “Enseñanza Interna” trata de eliminar la negatividad, porque esta es la que impide que se manifieste lo que es “Dios”.

 

El nivel de comprensión que se tiene de la “Totalidad de la Vida” o Dios influencia sobre todas las cosas que suceden en la vida. Cuando sabes correctamente quién es Dios y haces la práctica de “Su Presencia”, la totalidad de tus asuntos comienzan a marchar estupendamente. Desconocerlo y no saber aplicar “Sus Aspectos” es la causa de los problemas y sufrimientos.

 

Cada religión concibe a Dios de acuerdo con su estado de conciencia. La gente ha concebido a Dios según lo expresado por la tradición, los libros o los sacerdotes, sin reflexionar ni estar consciente, pero esto no es lo más favorable. Lo primero a saber y grabar en la mente y en los sentimientos, para toda la vida, se halla en el Génesis de la Biblia, donde se afirma: “Y vio Dios que el mundo era bueno”. Aplícalo en todo: “En Dios y en su creación no existe el mal”. Él no genera el mal ni daño alguno. El deseo de Dios siempre es “EL BIEN”, el cumplimiento del “Plan Divino de Perfección”, para que tú seas feliz. Cuando lo necesites, puedes afirmar: “Dios solo desea el máximo bien para mí”.

 

 

 

Extracto del Libro “Pilares de la Metafísica”, de Rubén Cedeño

Please reload

Artículos Destacados

ACEPTEN EL SENTIMIENTO DE PAZ DE GAUTAMA

March 27, 2020

1/10
Please reload

Artículos Recientes

March 30, 2020

March 25, 2020

Please reload

Archivo
Please reload