LA MAYOR COMPASIÓN

Por Amor Compasivo, cuando haga falta, curemos a los enfermos, demos de comer y socorramos al inválido. Pero esa no es exactamente la misión de un facilitador espiritual, que actúa en un plano más alto, pues va a las causas del sufrimiento y lo soluciona enseñándole a la gente a aplicar las Leyes Espirituales, los Aspectos de Dios y el Cristo, a pensar positivo, a usar la Llama Violeta. La comida que se le da al hambriento, este se la come y se vuelve excremento; pero la Enseñanza Espiritual que se le comunica soluciona los problemas de base, y aplicándola, conseguirá trabajo, comida, superación personal, salud y todo lo demás que desee. Mejor que regalar un pan es enseñar a cosechar el trigo.


Dediquémonos a comunicar cómo solucionar las causas de los problemas físicos.


Extracto del Libro “COMPASIÓN INFINITA” de Rubén Cedeño