DEJAR HABLAR

Algunas veces, cuando uno le pregunta algo a alguien, la gente que está al lado tiene la costumbre de contestar por la persona, sobre todo si es un niño. Uno debe dejar que la gente libremente responda, sobre todo si es grande y tiene lengua. La gente debe tener libertad de escoger.




Extracto del Libro “COMPASIÓN INFINITA” de Rubén Cedeño