EL AMOR COMPASIVO TRANSFORMA

Cuando un facilitador espiritual asume convertirse en un Ser Compasivo, se vuelve una “Flor de la Humanidad”. Porque por ser espiritual es sinónimo de ser más culto, educado, honrado; estar mejor vestido, arreglado, informado; ser más amoroso, honesto y consagrado; hablar mejor; y por Amor Compasivo, se tiene la responsabilidad de compartir todo esto con los necesitados.

Si la gente no es culta, educada, bien hablada, por Amor Compasivo, se hace el Recto Esfuerzo de educarla para que tenga cultura y educación, sepa de música, arte, libros, vocabulario, arquitectura, vidas de santos y demás cosas


Extracto del Libro “COMPASIÓN INFINITA” de Rubén Cedeño