LA ALEGRÍA DEL SERVICIO


¡Oh, tú, Omnipotente Fuente Suprema de Toda Vida, cuya bondad me ha entregado el Regalo de la Vida, te envío mi sincero Amor! Me inclino humildemente ante esa Vida que fluye a través de estos chelas de la Hueste de Ascendida de la Luz.

Amadas células del cuerpo del Padre, Yo, Gautama, vengo a traerles mi Amor y mi moméntum de Iluminación, desarrollado a través del constante y dedicado propósito de llegar a ser conscientemente UNO con el Padre y, en tal sentido, con toda la Vida.

Extraído del libro CAMINO DEL MEDIO de GAUTAMA