PALOMAS DEL ESPÍRITU SANTO


Mis queridos hijos, cuán agradecido Estoy al ver la gloriosa Luz que brilla desde sus benditos corazones, y sentir el Amor que emana de ustedes. Como saben, es la Luz que vemos los Miembros de la Jerarquía Espiritual.

Les pido que permanezcan centrados en sus corazones, pues, de esa manera, la Hueste Angélica que Nos asiste podrá prestar un hermoso Servicio, ofreciendo la Copa de Luz de sus corazones a la Fuente Suprema de toda Luz, conocida por algunos como la Presencia "YO SOY" Cósmica, el Principio Divino de la Vida, el Dios Padre-Madre y con muchas otras denominaciones. Cuando una célula de Luz aquí encarnada, una corriente de vida, brilla de manera más radiante, hace que el Cuerpo de Dios brille a través de este planeta Tierra con una intensidad cada vez mayor, lo que ayuda a disipar las sombras del efluvio aún no transmutadas.

Extraído del libro CAMINO DEL MEDIO de Gautama