CUARTA Y QUINTA INICIACIÓN


D. K.

Cuarta Iniciación: La Renunciación, Liberación del propio interés y renunciación de la vida personal en bien del todo mayor. Hasta la conciencia del cristo deja de tener importancia y es reemplazada por una percepción más universal, cercana a la Mente Divina.

El hombre que recibe la Cuarta Iniciación, la Crucifixión, suele tener una vida de gran sacrificio. Es la vida del hombre que hace la Gran Renunciación, la cual, aun exotéricamente, es considerada difícil e intensa. Todo lo abandona -hasta su perfecta personalidad- sobre el altar del sacrificio y queda despojado de todo. Renuncia a amigos, dinero, reputación, carácter, posición, familia y hasta a la vida misma.

Extraído del libro D. K. MASTER de Rubén Cedeño

COLECCIÓN OBRAS COMPLETAS VOL. 17

Artículos Destacados