TRAICIÓN AL DHARMA


Los puntos de la "Promesa Dorada del Discípulo de la Jerarquía Espiritual de Shamballa", en el estudiante humilde, servicial, noble, inteligente, amoroso y disciplinado, se cumplen sin esfuerzo, sin tensión ni imposición, eso no se siente ni pasa por la cabeza. Pero, como "de todo hay en la viña del Señor", no falta alguien que, conciente o inconscientemente, los infrinje o induce a alguien a contravenirlos; de esta manera, se produce la "traición a la causa de la Luz" y, una vez ejecutada, es muy difícil recuperarse de ella, ya que es complicado que se vuelva a confiar en el estudiante que lo hace, aunque se lo perdone y él se arrepienta. El que falla una vez lo puede hacer por segunda ocasión. Lo difícil es matar por primera vez; después de hacerlo, ya se es criminal, y no importa cuántas personas se mate después, porque ya se tiene la condición de criminal para siempre; es posible perdonar, pero el hecho no se puede borrar. Esto quiere decir que "hay errores que no se deben cometer".

Extraído del libro DHARMA de Rubén Cedeño

Colección Metafísica Cetro Diamantino