EDUCAR POR COMPASIÓN INFINITA

Por “Compasión Infinita”, hay que comunicarle la Enseñanza Espiritual a la gente de todos los niveles, sea de Primer, Segundo o Tercer Mundo. En el interior de los países y naciones hay pueblos que no tienen la Enseñanza Espiritual y sufren de la segunda pobreza, que es la ignorancia; sobre todo de la peor de todas, que es la “ignorancia espiritual”.


Hay que tener compasión por los pobres ignorantes, esa gente que carece de sabiduría y de los libros, y darles la Enseñanza Espiritual.


Se comunica la Enseñanza Espiritual, y se publican sus libros y videos, porque se siente Compasión por quienes no lo saben. Alguien que practica la Segunda Compasión, que es por la ignorancia, siempre busca ir a los pueblos, ciudades y países donde no se conoce ni se practica la Enseñanza Espiritual, para comunicar la instrucción de la Práctica de la Presencia de Dios. Tenemos que pensar compasivamente en los que no tienen esta Enseñanza.


Extracto del Libro “COMPASIÓN INFINITA” de Rubén Cedeño