ESTUDIANTE, MAESTRO Y DHARMA


El Dharma del estudiante es sacrificarse por recibir el Dharma, comprenderlo y ponerlo en práctica; y el del Maestro es suministrarlo. ¿Pero cómo? El facilitador o Maestro tiene dos actitudes que asumir con el facilitado cuando le facilita el Dharma: Una es que no tiene que sufrir ocupándose de qué hace el estudiante con el Dharma que se le ha facilitado, y practicar lo que el Guita dice: "desapego al fruto de la acción". Al mismo tiempo, el Maestro recibe el buen y el mal karma de cómo el estudiante usa el Dharma; por lo tanto, no se puede desligar ni despreocupar tanto, y tampoco puede invadir más allá de lo debido.

Extraído del libro DHARMA de Rubén Cedeño

Colección Metafísica Cetro Diamantino