AMIDA BUDDHA, LA LUZ DE LA COMPASIÓN