LIBÉRENSE DEL KARMA DESTRUCTIVO


Amados, hagan de la Hueste Ascendida, la Hueste Angélica o cualquiera de Nosotros, sus confesores; para que aquello que pongan a nuestro cuidado, lo que coloquen a nuestros pies en forma de peticiones, en forma de invocaciones por asistencia, podamos transmutarlo instantáneamente, y devolverles más rápidamente la bendición que requieren.

Todos Nosotros estamos dispuestos a actuar de este modo, y hemos actuado durante siglos, como intermediarios e intercesores entre la humanidad no ascendida y la Divinidad; no como ídolos, sino como Hermanos y Hermanas Mayores, dispuestos a aceptar esa porción de karma destructivo particular del que desean liberarse.

Extraído del libro DULCE MISTERIO DE LA VIDA de Maitreya