LUGAR DE LA SABIDURÍA


A la Sabiduría no tenemos que buscarla fuera de nosotros a ningún lugar, ni a una isla en el Caribe, a los Himalayas, con gurú en la India o el Tíbet, pues está en nuestro interior, en lo que se llama el Cristo Interior.

Desde que somos un feto en el vientre de nuestra madre, la "Sabiduría Divina" ya se está expresando en cada célula de nuestro organismo, manifestándose en la Inteligencia con la que mira cada ojo, oye cada oído, respiran la nariz y los pulmones, funciona la boca, digiere el estómago, late el corazón, circula nuestra sangre, funciona nuestro cerebro, se mueve cada dedo y funciona todo lo demás.

El grandioso saber de todos los siglos de evolución del planeta Tierra, las maravillas sobre la Sabiduría humana y Divina que hemos ido aprendiendo y lo que nos rodea, lo tenemos concentrado dentro de nuestro corazón, en el "Cristo Interior". Es fantástico saber esto, porque podemos extraer de allí todo el saber que requerimos en esta vida para beneficio nuestro y de todos los que nos rodean.

Extraído del libro Rayo Dorado de Rubén Cedeño