SIN CONCIENCIA DE LA ESENCIA


10. Cuando a una persona, un sacerdote, facilitador o conferencista, se le ve oscuridad en el rostro, falta de alegría interna, o está mal encarado, esto se debe a que está desconectado de

"Esta Esencia", aunque diga, de la boca para afuera, ser esto o lo otro espiritualmente. "Lo que se ve no necesita explicación, no se pregunta, se sabe"

11. A quién no tiene la conciencia de la vinculación con "La Esencia" no le brillan los ojos ni nada, no se lo ve feliz, no tiene convocatoria, y mucho menos de la gente noble; no consuela, no es original, todo lo copia, no sana a nadie, sea sacerdote, obispo, papa o gurú. Por eso, lo más importante es la vinculación de la consciencia con "La Esencia" ; entonces, todo comienza a brillar, se nota una felicidad básica, se empieza a consolar, a sanar, y se tiene consejo de bienes y acopio de virtudes, no importa si la persona es papa, gurú, maestro o rabino.

Extraído del libro Esencia de Rubén Cedeño

Artículos Destacados