CONTEMPLACIÓN DEL CUERPO


Puedes ir al bosque, al pie de un árbol, en un lugar solitario, y sentarte con las piernas cruzadas, mantener el cuerpo erguido y la atención alerta. Atento, aspira y expira. Al hacer una aspiración larga, sabe: "Hago una aspiración larga". Al hacer una expiración larga, sabe: "Hago una expiración larga". Al hacer una aspiración corta, sabe: "Hago una aspiración corta". Al hacer una expiración corta, sabe: "Hago una expiración corta". Consciente de todo el cuerpo durante la respiración y la exhalación, así se ejercita. Calmando la función corporal, aspira y expira, ejercitándote.

De la misma manera que un tornero experto o su aprendiz sabe, al labrar una voluta grande: "Estoy labrando una voluta grande", o al hacerla pequeña, sabe: "Estoy labrando una voluta corta", así debes hacerlo al respirar y expirar. Vive contemplando el cuerpo interna y externamente, los factores que lo originaron y los factores que lo disolverán. O ten conciencia de que "hay un cuerpo" en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive con independencia, sin apegarte a nada en el mundo. Así es como se vive contemplando el cuerpo en el cuerpo.