EL SONIDO QUE ESCUCHÓ LA LIEBRE


DUDDUBHA JATAKA

Una mañana, mientras algunos estudiantes pedían limosnas, pasaron algunos ascetas de diferentes sectas que practicaban austeridades. Algunos de ellos estaban desnudos y yaciendo sobre púas. Otros se sentaban bajo el sol abrasador, alrededor de un ardiente fuego. Más tarde, mientras los monjes estaban discutiendo acerca del ascetismo, preguntaron al Señor Gautama: "Señor, ¿hay alguna virtud en esas duras prácticas ascéticas?" . El Señor Gautama les contestó: No, monjes. No hay ninguna virtud o mérito especial en ellas. Cuando ellos son examinados y probados, son como un camino sobre el estiércol o como el sonido que escuchó la liebre". Los monjes dijeron confundidos: "Señor; nosotros no conocemos acerca de ese sonido. Por favor, díganos como era". A causa de su requerimiento, el Señor Gautama les contó esta vieja historia.

Extraído del libro Enseñanzas del Señor Gautama de Gautama Buddha

Versión simplificada de Rubén Cedeño

Artículos Destacados