UNIÓN SEMPITERNA


LECCIÓN 4

ARRANCA LA RAÍZ DEL MAL

La Unión Sempiterna se logra arrancando, de raíz, el gran mal de la separación que vive en el corazón de algunos estudiantes; este es el real pecado original, que tiene su fundamento en el Ahamkára, el principio de individualización, muy necesario para convertirse en "ente individualizado", pero que, al entrar en la "Senda del Poder", debe ser arrancado, porque es el causante del fortalecimiento del "yo personal", que produce la "gran herejía de la separación". La disolución del gran mal de la separación es lo primero que los Maestros de la Jerarquía Espiritual tratan de que logren los estudiantes que están bajo su entrenamiento.

¿Por qué la separación es el gran mal? Porque el progreso espiritual, la evolución y la unidad con Dios están determinados por la expansión de los "Estados de Conciencia" hasta llegar a fundirse con toda la existencia, donde están incluidas todas las personas que existen, los grupos espirituales, líderes, maestros, gurús, gobernantes, los que resultan simpáticos y los que no. Hasta que no haya unidad con cada uno de los seres humanos, no se llegará a la fusión con la Totalidad, porque la gente es parte de la "Gran Vida Una"; este es un asunto que se va consiguiendo poco a poco, y su gran opositor es la separación.

Extraído del libro Tercera Iniciación de Rubén Cedeño

Artículos Destacados