ECUANIMIDAD


18. El sabio mira con la misma ecuanimidad a un erudito espiritual, a una vaca, a un elefante, a un perro y al salvaje.

19. Los Seres ecuánimes que miran la igualdad de las cosas, aún en esta vida, conquistan la conciencia en Dios como el Absoluto, que es perfecto e idéntico en todas las cosas.

20. El que conoce a Dios como el Absoluto y está establecido en Él, cuya mente no tiene más ilusiones ni dudas, no se regocija al recibir objetos agradables, ni se aflige cuando recibe objetos desagradables.

21. Aquel cuya mente no tiene más apego a los objetos externos de los sentidos, alcanza la dicha del "YO SOY" y se identifica con El Absoluto, y estando absorto en Él, goza de la dicha eterna.

Extraído del libro Guita -Sencillito de Rubén Cedeño