RENUNCIA Y LIBERTAD


Se vive en "Ser" cuando se está en renuncia interna. Renunciante interno es aquel que no se apega a ninguno de los pares de opuestos, sea de vestirse de una forma u otra, ser carnívoro o vegetariano, meditar con la luz encendida o apagada, leer o rezar en italiano, francés, inglés, rumano, sánscrito o castellano. Renunciar es desposeerse de todos los pensamientos preconcebidos, de las programaciones que la religión, la sociedad, la política y las creencias sexuales han introducido en el propio pensar y sentir.

En la Plenitud del "Ser", la renuncia es obvia en el vestir sencillo, donde todo es armónico. Pero, como el "Ser" no conoce opuestos, también se puede expresar en un cuerpo desnudo o extravagantemente vestido. La apariencia externa no es huella de la realización del "Ser". Eso si, el "Ser" jamás expresará apego a ningún aspecto del vestir en especial. El "Ser" sabe que su única vestidura es la Consciencia, que puede ser vista como Luz, y su parte más oculta, como aquello que antecede a la Luz.