PANTALLA DE TIFFANY


Existe la luz clara, diáfana y pura de una bombilla, pero si le pones una pantalla de Tiffany, las más finas y caras del mundo, que tienen diversas combinaciones de cristales de colores, estos cristales cambian el color de la luz pura. Tu mente es como una pantalla de Tiffany; todo lo que tú opinas y dices de los demás es tu mente matizando, no es la realidad. La mente mata la realidad; si esto es así, tenemos que matar a la mente, porque ella engaña. La mente puede hacer ver como espiritual a quien no lo es y, a veces, como demonio a quien es espiritual.

Extraído del libro Yoga Sutras de Patanjali - Versión y comentarios de Rubén Cedeño