TENER TODO SIN DESEOS


En cuanto a los deseos, debe transmutarse eso de estar deseando cosas solo para uno mismo. A lo mejor, algunos ya no necesitan desear o querer cosas, porque la ropa, el perfume y lo que necesitan se lo regalan, y usan lo que les dan, no lo que desean. Puede llegar un momento en que nunca más te compres algo que deseas a tu gusto, y tengas que ser humilde, conformarte y usar lo que te dan. Entonces tienes todo, pero no lo que quieres, aunque no te falte nada. No sé si esto se va entendiendo. No sé si alguno ya está empezando a vivenciar algo de esto. Es un estado de renuncia especial, porque no significa que no tienes nada para comer o vestirte, sino que ya no deseas; te sigues vistiendo y sigues comiendo, pero como el Papa. El Papa tiene deseos, igual que cualquiera, como de comerse un helado, comprarse unos zapatos, pero no puede salir a la calle a comprárselos; no le faltan zapatos ni ropa, pero tiene que usar lo que le suministra el Vaticano. Ya no sale a su gusto, sale por donde le dicen que tiene que ir. Mediten un poco en eso. No es triste, porque no te va a faltar nada. Lo vas a tener todo, pero sin deseos.

Extraído del libro Yoga Sutras de Patanjali - versi{on y comentarios de Ruén Cedeño

Artículos Destacados