top of page

EGO EN LA MEDITACIÓN


Todos tenemos un ego, que es el que se ilusiona con creencias, busca tener la razón, ser importante, poseer títulos, opinar sobre lo que le sucede a otro, destacarse o ser reconocido. Se tiene miedo al anonimato, a no ser nadie, a no hacerse sentir, a llegar a un sitio y que no se sepa quién se es. Entonces, cuando le sucede algo a alguien, tenemos que dar nuestro veredicto, aunque sea mentira o el producto de palabras enlatadas que hemos escuchado. A veces se va a un lugar, y el ego quiere figurar tomando la palabra, diciendo: "Yo soy esto y sé de esto o de lo otro".

Hay personas que, haciendo gala de su ego, se hacen amigas de personajes conocidos y se toman fotos con ellos para presumir. Igualmente, algunos individuos dicen que, cuando supuestamente entran en meditación, se transportan, ven luces y seres del más allá que les hablan, sin saber que eso es el producto de la "digestión intelectual" de libros que leen o palabras que escuchan. La mente inventa historias. En tal caso de que un ser importante o un maestro hable con alguien, ¿de qué sirve si no hay una verdadera transformación interior y desaparición del ego fantasioso, proclive a la mentira?.

Extraído del libro Encuentro consigo mismo o Meditación de Rubén Cedeño

Artículos Destacados
Artículos Recientes
Seguinos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
bottom of page