RECTA CONDUCTA

Tiene seis puntos importantísimos: 1° Dominio por medio de la mente, 2° Dominio de las acciones, 3° Tolerancia, 4° Bienestar, 5° Finalidad Única, 6° Confianza.


TOLERANCIA: La tolerancia viene con la comprensión hacia los demás, sintiendo interés por lo que hacen, sus creencias, sus situaciones. Toleramos cuando comprendemos por qué cada quien es como es, pero para esto es imprescindible escuchar, en completo silencio, lo que los demás nos dicen y observar por qué son como son, dicen lo que dicen.


BIENESTAR: Esto no es solamente estar riéndose a cada instante por los chistes y gracias de otros. Es la dulzura que sobreviene cuando desaparece el juez, que vive enjuiciando la vida para imponer su criterio y concepto de las cosas. No se hace a nadie feliz cuando se dice: “Sé feliz”. La felicidad es un efecto que sobreviene al vivir de acuerdo a los “Siete Principios Universales” y a los “Siete Aspectos de la Totalidad de la Vida”. Nos produce bienestar el estar dando siempre gracias por todo lo que tenemos y nos sucede, porque, a veces, en algo malo hay un tremendo bien oculto.


FINALIDAD ÚNICA: Cuando ponemos por finalidad única, entre todos los afanes

de la vida, el desenvolver los “Siete Aspectos de la Totalidad de la Vida”, haciendo el Trabajo de Servicio a la Humanidad, esto nunca nos defrauda ni trae decepción, porque la felicidad de realizar el servicio por el servicio mismo siempre es gratificante y no hay mayor felicidad que esta. La gratificación está en hacerlo, y no en la recompensa que esto pueda traer. Cuando hacemos algo por una pareja, y esta se va de nuestro lado, sufrimos; cuando hacemos las cosas por un movimiento supuestamente espiritual, una iglesia, sociedad, o cuando desaparece su director, alguien tiraniza o asume el monopolio, nos vamos de allí dolidos; al trabajar por algún mortal y decepcionarnos, nos quedamos sin nada y sufrimos. Pero cuando tenemos como