MEDITACIÓN DEVELADORA


La Meditación hace percibir que la Conciencia del Ser no es un fantasma, sino una realidad permanente; y que el cuerpo sólido es apenas una envoltura física; que hay otras envolturas sobre el Ser, como las emociones y la mente.

Por medio de la Meditación se puede establecer el puente de unión con el "Ser Interno", que hace descubrir y despotenciar sus envolturas, y que se descubra lo que realmente es el Ser, sin la necesidad de recurrir a teorías, conceptos e ideas.

No se puede dar un paso en el Autoconocimiento sin la Meditación, porque ésta hace posible el percatarse profundamente, saber el porqué de los procesos mentales, las emociones, las reacciones y esto trae, por consecuencia, el autocontrol y la maestría, que constituyen el eslabón entre la inconciencia y la conciencia, la ignorancia y la Sabiduría, las sombras y la Luz, el "no ser" y el "Ser".

La Meditación consigue:

Todos los poderes ejercidos;

Todos los conocimientos sabidos;

Todos los amores acariciados;

Todas las bellezas contempladas;

Todas las ciencias cultivadas;

Todos los suministros habidos;

Todos los perdones otorgados;

Todos los sonidos audibles;

Todas las sensaciones percibidas;

Todos los colores vistos;

Todos los sabores probados;

Todos los perfumes aspirados.

Extraído del libro "Encuentro consigo mismo o Meditación" de Rubén Cedeño

Artículos Destacados