PERDÓN


Un alto porcentaje de las enfermedades que sufrimos son el producto de no perdonar. El rencor es el cáncer del alma. Cuando no perdonamos a alguien, se forma como una llaga en nuestros cuerpos sutiles, que se puede convertir en una herida inmensa capaz de destruirnos y, a la larga, manifestarse en nuestro cuerpo físico como una enfermedad.

Artículos Destacados