CONCENTRACIÓN Y PRECIPITACIÓN


Tres cosas son necesarias: primero, una idea, un pensamiento forma; segundo, el sentimiento, que es la vida de Dios; y tercero, el ritmo, que significa dedicarle el mínimo tiempo, una y otra vez, cada día, a una hora determinada, y practicar hasta que puedan crear algo perfecto, o incluso algo que no sea del todo perfecto, pero que, al menos, les dé seguridad en el Poder de la Concentración y la Precipitación

Artículos Destacados