GOZO

Dice el refranero espiritual, acertadamente, que: "Un santo triste no es más que un triste santo". Es digno de reflexión este pasaje de Habacuc, en la Biblia, que dice: " Aunque la higuera no dé renuevos, ni haya frutos en las vides; aunque falle la cosecha del olivo, y los campos no produzcan alimentos; aunque en el aprisco no haya ovejas, ni ganado alguno en los establos, aun así, yo me regocijaré en el Señor, ¡ me alegraré en Dios mi libertador!" .

Hay que observar la cantidad de veces que nos ponemos serios, graves, incomunicados, contestamos palabras severas, en ocasiones producidas hasta por las mismas tensiones del Sendero Espiritual, y es cuando esta regla debe acudir a nuestro encuentro para que cambiemos de inmediato. Los demás no tienen por qué sufrir nuestra tristeza, ellos merecen nuestra alegría.

Libro Séptimo Rayo Violeta

Artículos Destacados
Artículos Recientes
Archivo
Seguinos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic