DHARAMSHALA


Dharamshala India Rubén Cedeño

Rubén Cedeño Noviembre 5.2016 Libro “Sanatana Dharma”

Dharamshala es el cielo y si no lo es, está cerca. Aquí se siente espiritualidad, que además de ubicarse al norte de la India, está en las propias faldas del Himalaya. El Techo del Mundo, a 1700 metros de altura, sus calles son estrechas y empinadas, donde sólo es posible que los autos circulen en una sola dirección y si lo contravienen, se arman líos, que los habitantes del lugar deben resolver de inmediato.

Los laterales de las calles están repletos de pequeños comercios, entre las cuales se venden confundidas estatuillas de diferentes buddhas, bananas, japamalas, tomates, thangkas, juguetes o patatas, como si todo fuera una misma cosa. Pequeños negocios de ventas de discos, día y noche hacen sonar canciones con el mantra de “OM MANI PEME HUM” y cómo no va a ser, si Dharamshala es una tierra bendita con semejantes radiaciones lanzadas al viento.

Por la estrechez de las calles circulan tibetanos e hindúes entremezclados a la par que estadounidenses y europeos, algunos vestidos de monjes tibetanos o de hinduistas, cuando no disfrazados cada quien a su antojo, de lo que se podría definir, un “spiritual-fashion” (a veces un poco ridículo), pero que a todos les da igual.

Las Enseñanzas del Señor Gautama, se conocen en Dharamshala desde el siglo VII y actualmente aquí está la residencia de dos de las autoridades más grandes del Buddhadharma o Buddhismo en el mundo: El Dalai Lama y el Karmapa. Ambos jerarcas viven en modestos aposentos, que si lo comparamos a cómo vivían en el Tíbet, aquí se encuentran rodeados de oro y piedras preciosas. Están al alcance de todo el mundo y son muy queridos, creo que les convino el cambio. Por estas razones aquí hay muy hermosos templos Tibetanos.