SIN POSIBILIDAD DE HERIR


Se vive hablando y escribiendo, y a veces no hay conciencia de cuánto karma bueno o malo se mueve con ello. Después se devuelve lo bueno como bendiciones y lo malo como sufrimiento.

Esas personas que a veces fungen de videntes o preconizadores del mal, prediciendo que tal o cual persona traicionará, hará tal mal o lo otro, esas son maldiciones y por “Ley de Karma” se le devolverán al que las predice en enfermedades, ruina, robo y toda clase de calamidades, se le devolverá eso malo que le predice a los demás y más también.

Que solo salgan de ti pensamientos, sentimientos, acciones, palabras habladas o escritas cargadas de bendiciones, alabanzas, y consagración, que eso viene de Dios. Todo pensamiento, sentimiento, acción, palabra hablada o escrita que esté cargada de quejas, reclamos, denuncias, calificaciones negativas, no viene de Dios. Y si algo no viene de Dios, no hay por qué darle poder, ocuparse de ello, no hay por qué magnificarlo. Ya se sabe de dónde viene. Hay que liberarlo con amor.

A veces hay gente que habla mal de algunos Servidores de la Luz. El que es bueno habla de asuntos buenos y el malo hablará de defectos.

Cuídate de no hablar cosas malas de los demás, que aunque sean verdad, por ética no se dicen, no conviene hacerlo, porque como no se está libre de faltas, eso se revertirá contra el que habla mal, para destruirlo con su propia arma.

Dice el libro de los Preceptos de Oro: ANTES DE QUE LA VOZ PUEDA HABLAR EN PRESENCIA DE LOS MAESTROS, DEBE HABER PERDIDO LA POSIBILIDAD DE HERIR.

Artículos Destacados