LA AMBICIÓN, UNA MALDICIÓN