CARCEL DE SÓCRATES - POR RUBÉN CEDEÑO