VIRGEN DE SALAMINA FANEROMENI - POR RUBÉN CEDEÑO