PALLAS ATENEA Y LA ACRÓPOLIS - POR RUBÉN CEDEÑO

PALLAS ATENEA Y LA ACRÓPOLIS

NOTA DE RUBÉN CEDEÑO

Libro: Grecia Iniciática

Atenas, 21.12. 2014

A pesar del tórrido sol del mediodía, no hacía calor, ya que el frío del invierno que inaugurábamos en este día, lo compensaba y hacia el momento ideal para ir a grabar las charlas sobre la Diosa de la Verdad, Pallas Atenea y su Retiro Etérico en la propia Acrópolis de Atenas, que apenas distaba unos metros de donde estábamos hospedados.

El cielo no tenía ni un solo rasgo de nube alguna, su azul imperaba y se imponía majestuosamente. Hicimos el plan de las grabaciones comenzando por la “Vía Panatenaica”, entre el Areópago y la Acrópolis, pero al ver al frente de mí, la “Montaña de la Musas”, fue inevitable perder la noción del presente y que vinieran a mi memoria momentos de mi infancia relacionadas con Pallas Atenea.

Mi más grande ensoñación es reconstruir mentalmente las procesiones que venían por la “Vía Panatenaica”, que desde Eleusis, subían a la Acrópolis y entraban al Partenón a adorar a la Diosa, lugar donde estaba y comenzaba la grabación, precisamente haciendo una memoria de esta ceremonia. Con el equipo de grabación fuimos deteniéndonos en los lugares correspondientes, a grabar todo lo pertinente, que ya está escrito en el libro “Grecia Iniciática”, como antesala al advenimiento del Quinto Rayo Verde de la Verdad, la Ciencia, la Vinculación y la Sanación. Ahora en ocasión de esta grabación, la Acrópolis la encontramos vacía de turistas, cámaras, guías y de gente gritando y haciendo comentarios impropios a este santo lugar, lo que permitió disfrutar de la delicia de extenderse en explicaciones para que los que nunca han venido a este sitio o han venido y no han tenido las explicaciones debidas, tengan la oportunidad de informarse viendo nuestros videos. Esta es la razón por la cual se hace este esfuerzo, como el que dentro de pocos días, tener aquí a un grupo casi de 40 estudiantes que vendrán a escuchar estas explicaciones en vivo e “in situ” que con gusto se les darán.

Exactamente saliendo por la puerta de los Propileos, que es la entrada a la Acrópolis, venía ingresando una familia muy joven con un