ESPÍRITU ENVOLVENTE - POR RUBÉN CEDEÑO

RUBÉN CEDEÑO RESPONDE A EDGAR SHAISTER Valladolid, 21.11.2014 ¿Quién decide quién es el nuevo Espíritu Envolvente y quién lo comunica para que se dé a conocer? Últimamente esto de los “Espíritus Envolventes” ha entrado en mucho descrédito, ya que algunos grupos por allí y otros por allá se inventan cada uno el suyo sin coincidir entre sí y es así que pareciera que hay varios a la vez. Los hermanos de la sombras siempre intentan dividir para restar fuerzas y desacreditar para sembrar la incredulidad, pero los Hijos de la Luz están para unir y sumar fuerzas y explicar para alumbrar el entendimiento.

Desde 1952 ha sido mi Maestra, Conny Méndez, la que ha sabido y revelado cada uno de los “Espíritus Envolventes” de cada año para nuestro grupo de Metafísica, más adelante ha sido mi persona la que lo ha puesto en las redes sociales desde hace muchas décadas atrás, para proyectar esta información masivamente a todo el mundo hispano, tanto en América como en Europa. Nos hemos hecho portavoces de los “Espíritus Envolventes” dados a conocer al principio por el complemento del Maestro El Morya y después por el complemento del Maestro Serapis Bey, quienes fueron las primeras personas encargadas de publicarlo desde “Kings Park”, Long Island, las mismas personas que dieron las Meditaciones Diarias. Todavía seguimos siendo los metafísicos los encargados de dar a conocer públicamente a nuestros estudiantes de Metafísica quién es el Espíritu Envolvente. Hay un grupo serio que cada año lo que hace es revivir un “Espíritu Envolvente” del pasado y honestamente no tienen reparo en decir que es así y se les respeta esta decisión que hacen y publican en sus revistas. Pero hay algo curioso en la mayoría de los grupos que revelan supuestamente su “Espíritu Envolvente”, es que después de enero, casi no vuelven a hacer ninguna otra referencia a Él durante todo el resto del año, se olvidan que existe. Lo que pasa a ser una revelación sin propósito. Ningún humano, decide quién es el “Espíritu Envolvente” de cada año. Eso es un hecho que sucede en los planos internos y hay quien lo sabe y hay quien no. El “Espíritu Envolvente” es la radiación de un “Ser de Luz” y se ha dado el caso que sean dos, que puede ser un Elohim, Arcángel o Maestro de Sabiduría, que por un año se encarga de darle un balance a la Tierra y sus habitantes con la naturaleza de la “Vida Una” que “Él” tiene desenvuelta en su Ser y con la que sostiene su Ashrama o Retiro entrenando a los seres que evolucionan en la Tierra y solicitan desenvolver sus cualidades. Se sabe quién es el certero “Espíritu Envolvente” porque con su advenimiento y revelación, devienen las publicaciones de sus Enseñanzas con su respectivo estudio y realización, la concienciación de la razón de existir de ese “Ser”, la práctica del trabajo interno dentro de cada quien de la naturaleza espiritual de ese “Ser de Luz”. Todo esto se hace para que los humanos desenvuelvan estas virtudes espirituales y se beneficien con ella. De esta manera se pasa todo un año dando a conocer, trabajando y concienciando las Enseñanzas del respectivo “Espíritu Envolvente”. Este trabajo lo ha visto hacer año tras año, todo el que lleva tiempo en la Metafísica. Esto lo hemos hecho en la Metafísica con Amida Buddha, El Maestro “El Morya”, El Maestro Serapis Bey, Lady Nada, Lady Rowena, el Maestro Saint Germain, la Madre Mercedes, Juan El Amado y demás Maestros cuando han sido “Espíritus Envolventes”. Hemos publicado sus Enseñanzas en libros, nos hemos avocado todo un año y a veces hasta más, dando conferencias sobre “Sus” enseñanzas, casi siempre logramos viajar a sus retiros y allí grabar y luego publicar documentales explicando al detalle esos lugares. Esto ha sido una labor de mucha seriedad, planificación, entrega, esfuerzo, realizada altruistamente y muy loablemente de grupos innumerables de personas de dar a conocer las virtudes espirituales que ese Espíritu Envolvente derrama sobre la Tierra. Si eso se hace de esta forma, deja para los años posteriores una estela imborrable del trabajo realizado bajo el patronato de ese “Espíritu Envolvente”. Si esto no es así, no tiene mucha razón revelar la existencia de un “Espíritu Envolvente”. C