EDGAR SHAISTER - POR RUBÉN CEDEÑO