ELEVACIÓN DE LA HUMANIDAD - POR RUBÉN CEDEÑO

RUBÉN CEDEÑO RESPONDE A EDGAR SHAISTER

¿Hasta dónde busca la Metafísica elevar al género humano? Granada 9.10.2014 La Metafísica en realidad no busca elevar a nadie, es la gente misma la que debe buscar elevarse aceptando y poniendo en práctica las Enseñanzas que contiene la Metafísica.

La Metafísica le propone al Ser Humano realizar el “Plan Divino de Perfección" que la Mente de Dios ha diseñado para la Tierra y es elevar al ser humano hasta el punto que desenvuelva completamente su “Chispa Divina”, “Cristo Interno” o “Alma”, manifestando este Principio físicamente en el diario vivir y en todas las áreas de la vida.

El “Cristo Interno” en el “Ser Humano” ha de manifestarse como Bondad a toda costa, Amor indiscriminado e incluyente, Inteligencia total, Armonía en todo, Verdad en cada cosa, Provisión ilimitada y Amor Compasivo. Desenvolviendo las cualidades del Alma, el “yo inferior” o personalidad de cada ser humano, lentamente va transmutando la maldad, la separación, la fragmentación interna, ignorancia, inarmonía, engaño, limitaciones y todo tipo de impurezas para así ir alineando los cuerpos inferiores que son el físico/vital, emocional y mental, con el “Cristo Interno”, logrando lo que se denomina la liberación de la “Rueda del Samsara” o reencarnaciones.

Algunas veces persiguiendo el objetivo de la unificación con el Alma las “corrientes de vida” se entretienen con los objetos de los sentidos y se estancan en su propósito, pero esto aunque los distrae y divierte, siempre los hace sufrir. Solo existe libertad y verdadera bienaventuranza consiguiendo cada quien la unificación con su “Cristo Interior”, todo lo demás apresa y es ilusorio. Lograr la real libertad que es la unión con la “Chispa Divina” se dice fácil, pero requiere de una disciplina de vida, consagración al propósito y la enseñanza de alguien que lo haya logrado, esto no se consigue por ideas, puntos de vista, suposiciones o canalizaciones.

Los “Maestros de Sabiduría” de la “Gran Logia Blanca” se han esmerado durante siglos y lo siguen haciendo ahora, en devalar ante los que buscan, cuáles son los requisitos para lograr la revelación del Alma y la unificación de los vehículos inferiores con Ella. Estos principios pueden conseguirse en los escritos de los más serios discípulos de los Adeptos y a conciencia y responsablemente voy a nombrar alguno de ellos, libre de opiniones, ideas o puntos de vista personales. La verdad es que no puedo obligar a nadie a que lo acepte así, per